En el mercado inmobiliario se suele hablar del metro cuadrado, pero pocos consideran el factor altura a la hora de evaluar cuánto cuesta un inmueble. “Si uno analiza en un buscador de propiedades cuando se enumeran las características de una unidad, la altura no se menciona. Pero la realidad es que esa es variable que genera mayor valor”, reconoce Francisco Villamayor, director general de la inmobiliaria Bresson.

Se trata de viviendas con pocas divisiones y ciertas particularidades. Entre las ventajas, los techos altos generan amplitud y sensación de libertad. Además exigen ventanas más grandes que aportan una mayor iluminación y proyección al piso.

Hay que tener en cuenta que la altura mínima permitida para la construcción de una vivienda es de 2,60 metros y cuando se trata de ambientes de tres metros y medio ya puede hablarse de un espacio imponente.  “Los espacios abiertos y los techos altos generan valor agregado porque permiten diversas y modernas decoraciones, quitan la sensación de encierro y el propietario puede ampliar el lugar con agregados de entrepiso generando nuevos ambientes”.

Diseño y decoración

Para los casos en los que los techos no tengan suficiente altura para generar un nuevo ambiente, la arquitecta interiorista Evangelina Calzetta da una solución:

“Se pueden generar bibliotecas con lugares de guardado, que cubran la doble altura, con escaleras accesibles, integrándose perfectamente al ambiente, incluso dándole mucha calidez.”

La ambientación es fundamental no sólo desde el diseño sino también desde la funcionalidad de la unidad. “Al momento de crear el interior elijo cortinados con buena caída, elegantes, de fácil limpieza como ser los linos o las panas, que puedan darle personalidad, y a su vez, oscuridad al momento que se necesite”, detalla Calzetta.

Por otra parte, al tener paredes más altas los pisos de doble altura poseen mayores posibilidades en cuanto a la decoración: permiten desde la colocación de un cuadro más grande hasta un tapiz y hasta un objeto de arte. A la hora de elegir los elementos de iluminación las opciones también se amplían: se puede jugar con arañas o lámparas de grandes dimensiones. “También se puede utilizar una iluminación puntualizada, creando luces y sombras. Con la distancia, el artefacto pierde luminosidad, ya sea leds o incandescencia.

Presente en las tendencias de la construcción, los Triplex de Terrazas de Pueblo Nuestro son los nuevos cautivadores, sobre todo del público joven e independiente que elige disfrutar de espacios amplios, cálidos y con personalidad. 

Para más información comunicarse con el departamento comercial al: (263) 4424209 – 4426272 ó info@terrazasdepueblo.com.

Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri